El derecho a la educación y el aprendizaje durante toda la vida para todos/as, más allá de 2015

El derecho a la educación y el aprendizaje durante toda la vida se ha debatido en el ámbito internacional como derecho humano desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948). Desde 1990, en la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos/as (EPT) en Jomtien, y más tarde en Dakar (2000), se definieron seis objetivos que deben cumplirse antes de 2015. Los representantes de gobierno y organizaciones no gubernamentales reafirmaron la idea de la educación como un derecho humano fundamental, e instaron a los países a que intensifiquen los esfuerzos para abordar las necesidades básicas de aprendizaje de todos/as.

También en el 2000, los líderes mundiales se reunieron en la sede de la ONU en Nueva York, donde adoptaron la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, a través de la cual comprometían a sus naciones a llevar a cabo una nueva alianza mundial para reducir la pobreza extrema y establecían una serie de objetivos con plazos limitados que se conocieron como los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los ODM dieron un lugar destacado a la educación dentro de su marco, enfocándose en la educación primaria universal para niños y niñas, y promovieron la educación de género para 2015. Desafortunadamente, los ODM no apuntaron a las necesidades educativas de las personas jóvenes y adultas, y es posible afirmar con seguridad que desviaron la atención (y recursos) del enfoque más amplio de educación que constituían los objetivos de la EPT. Además, los ODM en general no fueron discutidos ampliamente con participación de la sociedad civil, ni se puso atención a su articulación con los acuerdos internacionales existentes.

En 2012, en la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, Río + 20, el Secretario General de la ONU planteó la necesidad de un nuevo conjunto de objetivos para erradicar la pobreza y lograr un desarrollo sostenible más allá de 2015. A partir de ese momento comenzó un proceso de consultas y negociaciones con el nombre de agenda de desarrollo sostenible post-2015.

Este año, 2015, llegamos a la fecha límite de los ODM y las metas de la EPT. La comunidad educativa internacional se unió a la discusión de la agenda de desarrollo sostenible y propuso una serie de objetivos de educación y aprendizaje específicos, estrechamente alineados con los objetivos educativos propuestos y que son objeto de debate en la sede de la ONU en Nueva York.

Hasta ahora, las consultas han indicado que la dirección de la agenda de educación post-2015 estará sujeta a una perspectiva de toda la vida y de todo el sector, y abordará el acceso y los resultados, la equidad y la calidad para todos/as (niño/as, personas jóvenes y adultas) desde la atención y la educación a la primera infancia hasta la educación superior y el aprendizaje de personas adultas, y al aprendizaje formal, no formal e informal.

En mayo, el Foro Mundial de la Educación 2015 (FME 2015) se decidirá por una meta y objetivos de la educación que, a su vez, alimentarán la agenda de desarrollo global que se adoptará en la Cumbre de Alto Nivel de la ONU en septiembre de 2015, con el fin de tener una agenda educativa única para 2015-2030.

Durante los últimos dos años y medio, el ICAE ha estado activamente involucrado en las discusiones, negociaciones y consultas en torno al Post-2015 con el objetivo de posicionar a la educación y el aprendizaje de personas jóvenes y adultas en el corazón de la agenda de desarrollo sostenible, y para volver a reclamar su importancia para el movimiento de Educación para Todos. Los puntos principales han sido:

  1. Educación y Desarrollo: era necesario abordar el vínculo entre la educación y el desarrollo, porque para nosotros es una cuestión de postura ética.Somos conscientes de la urgencia de tener otra visión de desarrollo para combatir la pobreza, para maximizar las capacidades humanas y garantizar la vida armoniosa en la tierra y, por tanto, otros tipos de educación relacionada con uno mismo y la transformación social.En consecuencia, creemos que debemos encontrar de forma urgente apoyo en otros paradigmas, hacer frente a la "crisis de civilización", otras formas de entender el desarrollo, junto con la educación ciudadana, para la transformación social, el valor de nuestras culturas, la importancia de la relación entre nuestros pueblos, sin distinción de raza, etnia, religión, género, edad, en un marco de justicia social y democracia.  
  2. Educación como derecho humano fundamental: Mencionamos esta perspectiva y agregamos la importancia del aprendizaje durante toda la vida, que los Estados están obligados a garantizar a todas las personas por igual y sin discriminación. También pensamos que las ideas de privatización de la educación, de reducir la educación a una mercancía deben dejarse atrás y abordar las condiciones macroeconómicas impuestas que socavan la inversión en educación.Esto implica confiar en enfoques educativos transformadores como la Educación Popular, Folkbildning, entre otras teorías críticas, que permiten que las partes interesadas enfrenten los problemas de la vida tanto individual como colectivamente. Su objetivo es la transformación social y, por lo tanto, apuesta a una educación y un conocimiento democráticos como forma de promover el empoderamiento de los actores sociales.
  3. Alfabetización y aprendizaje durante toda la vida son elementos esenciales de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Educación para Todos, por lo que deben promoverse las políticas intersectoriales. La educación de personas jóvenes y adultas, incluida la alfabetización, deben priorizarse claramente en los marcos internacionales y las políticas de los gobiernos nacionales. Los Estados y los organismos internacionales deben mostrar una voluntad política clara y aumentar la asignación de recursos para la educación de las personas jóvenes y adultas (EPJA), comprometerse en la formación de profesores y profesionales cualificados en este campo y garantizar condiciones de trabajo adecuadas.
  4. Vínculo entre la educación de personas jóvenes y adultas y los movimientos sociales. En la medida en que la educación es un derecho que requiere de otros derechos para su pleno desarrollo, se necesita una gran movilización y el conocimiento de la sociedad, y movimientos a su favor. En este sentido, el ICAE ha discutido en los Foros Mundiales (Porto Alegre, Túnez), la Asamblea de los Pueblos, también en espacios paralelos a la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, en espacios del movimiento de mujeres, la importancia de la educación como un derecho humano fundamental y, sobre todo, que la educación de personas jóvenes y adultas podría contribuir a crear un mundo justo y democrático. De esta forma, la relación entre la educación y los movimientos sociales es sustancial.

Dentro del proceso de negociación de las agendas Post-2015, los principales retos para la EPJA se relacionan con la visión (o falta de visión) de la educación como un derecho humano, y la garantía de la existencia previa de compromisos internacionales vinculantes acordados. Además, vimos la importancia de generar consensos sobre los debates conceptuales acerca de los elementos clave de la EPJA (por ejemplo: la alfabetización funcional, habilidades para la vida y habilidades para el trabajo). También es necesario seguir discutiendo acerca de los sistemas de monitoreo y medición (cualitativa y cuantitativa) de las metas de la EPJA.

Estamos dedicados a la creación de espacios de diálogo y de un mayor entendimiento del proceso, y al papel de la sociedad civil en el mismo. Es por eso que esperamos con ansias la Asamblea Mundial del ICAE en junio de 2015, donde tendremos la oportunidad de discutir con miembros y socios las estrategias para convertir los objetivos mundiales en medidas locales prácticas. Sabemos, y esto es especialmente cierto para la EPJA, que la contribución de las organizaciones de la sociedad civil es clave no solo para influir en los procesos y en la toma de decisiones, sino también para la implementación y el seguimiento.

Por Nélida Céspedes, Alan Tuckett y María Graciela Cuervo

 

ICÉA

Contact us

CAPTCHA

This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.

News